José Díaz Díaz

SOBRE EL AUTOR

Siempre que me aboco a escribir unas líneas autobiográficas, son más las preguntas que. Ver más

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
José Díaz Díaz

El olvido que seremos: Novela de Héctor Abad Faciolince

Lunes, 14 Noviembre 2011 00:00

A seis años de la primera edición de El olvido que seremos, esta conmovedora novela autobiográfica que develó al mundo el trabajo narrativo de Héctor Abad Faciolince adquiere un especial brillo como todas aquellas obras que tienen la virtud de madurar mientras el tiempo pasa.

En efecto, en el 2010, la obra recibió el premio Casa de América Latina de Portugal, por considerarla la mejor novela latinoamericana del año. Felicitamos por este reconocimiento a Héctor Abad.

Aquí una vez más el fantasma de la literatura arropa con su manto, explica y da coherencia, a un segmento de historia personal y nacional, como son las vivencias del  autor y de su país, para narrarnos, desde el apaciguamiento distante producido por la catarsis de la emoción estética, la trágica experiencia del asesinato de su padre y el aciago destino de una Colombia que padece las atrocidades de una violencia fratricida absurda.

Héctor Abad Faciolince, nacido en 1958, tiene en su haber más de quince obras literarias dentro de las que se cuentan entre otras: Angosta (2003), que fue reconocida dos años después por la crítica china con el premio a la mejor novela extranjera de ese país en ese año; El amanecer de un marido (2008); Traiciones de la memoria (2009), y Las formas de la pereza (2011).

La literatura está sin duda de pláceme con esta novela de Héctor Abad Faciolince, que nos enseña cómo se coge el toro por los cuernos a la hora de hurgar en los vericuetos íntimos de la conciencia humana. La muerte es el tema más sublime del hombre porque es a su vez el más trágico. Y quien logra ubicarse más allá de los anodinos avatares de la vida es quien puede asumir sin miedos ni temores la descripción transparente de sus sentimientos y desgarrar su conciencia para dulcificar en el milagro de la comunicación la piedrita que todos llevamos en el zapato, el desahogo existencial, por la vía de la actitud más comprensiva y elevada ante la adversidad: la literatura.

El olvido que seremos es una novela autobiográfica, abierta y sostenida por el recurrente eje temático del olvido. El olvido que echa al traste la memoria, el salvavidas de los hombres y de los pueblos. El olvido, que es el último signo del fugaz paso por esta eternidad que es la nada. Al respecto, podemos leer en su novela:

«La memoria es un espejo opaco y vuelto añicos, o, mejor dicho, está hecha de intemporales conchas de recuerdos desperdigadas sobre una playa de olvidos. Sé que pasaron muchas cosas durante aquellos años pero intentar recordarlas es tan desesperante como intentar recordar un sueño que nos ha dejado una sensación, pero ninguna imagen, una historia sin historia, vacía, de la que queda solamente un vago estado de ánimo».

Un verso de Borges de su poema Epitafio, escrito a mano y encontrado por el autor en uno de los bolsillos del traje  su padre el mismo día de su asesinato como premonición de su inminente muerte, es el comienzo del hilo que nos lleva a  desovillar escenas de la infancia del escritor. Atado a la semblanza de un padre adelantado a su tiempo en emoción y en inteligencia, nos dibuja el comienzo y el final de una entrañable secuencia de retratos que, de la misma manera que la humanidad se une al amnios de la madre naturaleza, estuvo unido a la historia de un país de inconmensurable vocación para la violencia, a una telaraña de códigos cifrados para segar la vida de sus mejores hombres.

Así las cosas, es este un momento propicio para celebrar con hondo regocijo y desde nuestro rincón de bookandbilias, esta obra de madurez de un joven escritor colombiano que ha alcanzado la templanza estética y que  continua iluminándonos con su peculiar visión de un entramado social en el cual el hombre se salva de caer estruendosamente en el absurdo por el milagro de una mirada crítica y a la vez poética como la que Faciolince le imprime a sus escritos.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)