Janiel H Pemberty

SOBRE EL AUTOR

Toda biografía, por mínima que sea, es en cierto modo una confesión. Ver más aqui

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Janiel H Pemberty

Gramática urgente para atareados

Domingo, 30 Octubre 2011 00:00

Estimados amigos y visitantes de Book&Bilias.com:

En vista de la necesidad de hacer repaso y mantenernos actualizados en cuanto a Gramática se refiere, Book&Bilias ha decidido realizar un curso expreso sobre esta importante materia para quienes escribimos o amamos la literatura, a cargo de este servidor: Janiel Humberto Pemberty.

La idea nació a partir de los debates que se arman en nuestras reuniones cuando analizamos con lupa una obra de alguno de nosotros o de cualquier otro escritor, debates que, como se sabe, son tan necesarios para depurar el ripio de nuestros textos y para ir escalando, peldaño tras peldaño, la inacabable escalera de la perfección.

 En lo posible documentaremos en nuestro blog cada nueva sesión del curso para brindar a ustedes información sobre los aspectos más neurálgicos de nuestra expresiva y generosa lengua española. Los invitamos a que nos sugieran temas a tratar y a que enriquezcan nuestro acervo idiomático y el de nuestros visitantes y amigos con sus conocimientos. En esta ocasión les presentamos un breve resumen de nuestra primera sesión, partiendo de las notas hechas por William Castaño-Bedoya.

Precisiones a las notas de William

La oración gramatical expresa una idea con sentido completo; la frase es un grupo de palabras escritas entre dos signos.
Así la oración, que llamaremos determinativa, consta de tres elementos básicos:

  • Sujeto=  Persona, animal o cosa que realiza la acción.
  • Verbo= La acción misma.
  • Objeto= Que llamaremos objeto directo, en quien recae la acción.

    Juan (sujeto) compró (verbo) flores para su esposa (objeto).


A los complementos, que especifican el escenario de la acción y suelen ir después de la oración determinativa, dejémoslos como opcionales por el momento.

Cuando se trata de oraciones largas, a su parte esencial se le llama parte determinativa de la oración. Y a propósito de la capacidad expresiva de la oración determinativa, José Díaz-Díaz, me sugirió detenerme en el microrrelato más famoso de la historia, del guatemalteco Augusto Monterroso, titulado El dinosaurio y que dice así:
Cuando (él, ella, la criatura, pues el sujeto es tácito) despertó (verbo) el dinosaurio todavía estaba allí (objeto).

Este microrrelato es contado mediante una oración determinativa. A simple vista ella no pasa de ser una oración a secas. Pero si profundizamos en su contenido, descubriremos toda una gama de posibles historias que se ajustan a la perfección a la idea de que el texto no es más que una invitación para que el lector arme el cuento, pues este micorrelato cumple a cabalidad con los requisitos más característicos del género cuentístico: brevedad, tensión, personajes muy diferenciados (quien despierta y el dinosaurio, a no ser que quien despierta sea un dinosaurio también), un tiempo y un espacio, en los que se desarrolla una acción relámpago, y un final sorprendente.

A todo ello, sin embargo, habría que agregar un elemento, acaso el mejor del relato: la enorme posibilidad de interpretaciones que ofrece. Para Hernán Orrego, no es más que un juego de tiempos; para William, con quien José al parecer coincide, la acción se desarrolla en los tiempos de los dinosaurios y uno de ellos habría atacado a quien despertó; para Dora Luz, la esposa de William, el dinosaurio es la realidad problemática a que se enfrenta otra vez el personaje que despierta; para mí quien despierta soñaba que en su cuarto había un dinosaurio y al despertar ese dinosaurio todavía está ahí.

Pero volvamos a la realidad. Para identificar la fórmula SVO se usan dos formas verbales. (Debo admitir que este aparte no lo profundicé en mi exposición porque consideré que podría enredar un poco la comprensión de la fórmula SVO, pero como ahora puedo hacerlo en forma escrita, trataré de explicarlo).

Dichas formas son: el participio presente cuyas formas terminan en nte y los participios pasados que terminan en ado ido. Veamos:
El presidente preside lo presidido: El presidente Barack Obama (preside) gobierna (lo presidido) un país de inmensas riquezas y posibilidades.

El amante ama lo amado: (El amante) William Castaño-Bedoya ama profundamente (lo amado) a su esposa Dora Luz.

Como puede verse estas formas verbales conforman una matriz sobre la que puede vaciarse la oración. Su finalidad no es otra que mantenernos dentro de la estructura SVO.

Ya que tenemos más o menos clara la estructura SVO pasemos por alto algunos otros aspectos de la oración, sobre los que volveremos más tarde, y centrémonos en algunos usos de la coma. Pero antes debemos grabarnos una norma muy importante y muy ignorada por muchos redactores y escritores:
Jamás debe ir coma entre sujeto y verbo, ni entre verbo y objeto. 

No obstante, en la oración determinativa pueden ir comas, pero de la manera que sigue.

El presidente de book&Bilias, William Castaño-Bedoya, habló del blog en nuestra reunión de hoy.

Esta oración determinativa nos trae una novedad: tiene comas y entre ellas un texto que resalto. Sí, pero si usted mira bien, esas comas encierran una frase que es una explicación no fundamental para la oración y que de ser suprimida no altera para nada su esencia. Esa frase se llama inciso y siempre va entre comas, bien tenga relación con el sujeto, con el verbo o con el objeto, como veremos en nuestra próxima sesión.

El inciso es una frase o una oración que explica, aclara o añade alguna información a algún componente de la oración determinativa.

Como los incisos pueden extenderse cuanto se quiera y son una poderosa herramienta, deben utilizarse con prudencia para no oscurecer la oración determinativa y para no alterar el ritmo de la narración.

Recuerde: Nunca ponga coma entre sujeto y verbo ni entre verbo y sujeto.

Y hablando de comas, veamos la sutileza con que una coma altera el significado de una oración.

Las secretarias que vinieron a trabajar ayer no trabajarán hoy.

Esta oración dice que del universo de secretarias algunas trabajaron ayer y por eso no trabajarán hoy.

Las secretarias, que vinieron a trabajar ayer, no trabajarán hoy.

Esta oración dice que todas las secretarias trabajaron ayer y por eso no trabajarán hoy.

La raya (—), al menos en los textos literarios, no se usa para reemplazar las comas que encierran un inciso. La raya tiene otros usos que analizaremos más adelante.

La fórmula SVO tiene varias excepciones y una de ellas es la  oración unipersonal, con sujeto ausente, o sin sujeto porque no tiene persona:
Se informa a los alumnos que el miércoles no habrá clase.

No dice informamos, informan, informo, etc., con lo que la oración carece de sujeto.
Ahora bien, el objeto directo responde a las preguntas  ¿qué?, si es cosa, o ¿a quién? , si es persona. Les voy a poner unos ejemplos que no les puse en la exposición, con el fin de reforzar esta idea:

El alcalde prohibió ¿qué prohibió? el porte de armas.  El Papa saludó ¿a quién saludó? al pueblo italiano.

Es importante hacer este ejercicio para escribir con orden y para no intercalar entre el verbo y el objeto directo elementos que puedan hacer confusa la lectura.

Por su parte, el sujeto responde a la pregunta ¿quién? , o ¿quiénes?

Tenga en cuenta que cuando el objeto directo es persona debe llevar la preposición a para evitar confusiones. 

Es muy común ver en los periódicos sensacionalistas titulares de este tipo:

Hombre mató mujer.

¿Quién mató a quién? ¿El hombre a la mujer o la mujer al hombre? Esta oración puede interpretarse de dos maneras: A hombre mató mujer Hombre mató a mujer.

Sin embargo, cuando el objeto directo es cosa, esta eventualidad no se presenta:
Colón descubrió América sin aCassandra toma agua.

Las preposiciones por sí mismas no tienen sentido, significado. Ejemplo: la preposición por no cumple ninguna función sin una palabra o un grupo de palabras que la soporten.

Hay tres tipos de conjunciones:
Copulativas: y y ni.
Disyuntivas: (No las mencioné en mi exposición) o y u.
Adversativas: peromasademásaunque y expresiones conjuntivas como a pesarsin embargono obstante.  Por regla general estas conjunciones siempre van precedidas de coma.

Las preposiciones jamás se unen a las palabras que le siguen: sin embargo y no sinembargo.

William me hizo una observación sobre la palabra contigo a propósito de que lleva la preposición con, y yo irreflexivamente acepté que es una excepción a la regla de que las preposiciones no se unen a ninguna palabra, pero no es así. En primer lugar en contigo,con no tiene función preposicional porque en español no existe la palabra tigo. Y en segundo lugar, en este caso con noejerce como preposición, sino como prefijo.

La conjunción adversativa sino se usa después de una construcción con carácter negativo:
No voy a la una, sino a las dos.  No voy contigo a la ciudad, sino con LuisNo quiere whisky, sino brandy.

No usarla confusamente como locución adverbial si no:
Si no fuera por mi dinero no tendría un barco.

El si de esta oración no tiene tilde porque es conjunción, no adverbio de afirmación.

No confunda el sino conjuntivo con el sustantivo sino que significa destino, azar.

Los monosílabos en pretérito no se tildan: dio, fui, vi, fio, etc. Una excepción es oí porque se disuelve el diptongo mediante hiato.

Recordemos que para comprender la dinámica de la lengua y para entenderla como un cuerpo viviente cuyas células son las palabras, los signos y todo lo demás; células que nacen como neologismos, cumplen una función y mueren como arcaísmos, existe un corolario:
El uso (de los hablantes) se impone sobre la norma (de las academias).

También es útil entender que si el idioma es como un cuerpo viviente, debe tener sus mecanismos de defensa ante una invasión y sus maneras de mezclarse con otros idiomas.

Tilde es la virgulilla que se pone sobre las sílabas tónicas de algunas palabras.

Los verbos transitivos e intransitivos los analizaremos cuando hayamos adelantado un poco más nuestro estudio.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)