José Díaz Díaz

SOBRE EL AUTOR

Siempre que me aboco a escribir unas líneas autobiográficas, son más las preguntas que. Ver más

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
José Díaz Díaz

Tomas Tranströmer, poeta ganador del Premio Nobel 2011

Domingo, 23 Octubre 2011 00:00
(Foto cortesía del escritor bogotano Victor Rojas. Aparecen: Tomas Tranströmer, su esposa Mónica y el vate colombiano Juan Manuel Roca. Malmö, Suecia,1996)

La poesía está de fiesta. Desde 1996, cuando la poeta polaca Wislawa Szymborska fue  galardonada con el máximo reconocimiento mundial de las letras, el género mayor no había sido tenido en cuenta por la academia sueca.

Pero este año el premio quedó en casa. Esta vez, el psicólogo y pianista Tomas Tranströmer, nacido en Estocolmo el 15 de abril de 1931, hijo de una maestra de escuela y de un periodista —que abandonó la familia a los pocos años de nacido el futuro poeta— se lleva el galardón con el beneplácito de sus lectores, que han disfrutado sus versos desde la primera publicación de 17 Poemas, en 1951, cuando el vate contaba con 23 años.

En 1990 Tranströmer sufrió una apoplejía que le paralizó la parte derecha del cuerpo y lo convirtió en un trovador sin lenguaje oral. Paradójica experiencia para un cantor que maneja los hilos de su poesía desde los conceptos de movimiento, vuelo, libertad y transformación del ser humano. El gusto por la música que acompaña el cuerpo de sus poemas también lo expresa en sus  conciertos de piano con la mano izquierda.

Es considerado el maestro sueco del Haikú, esa breve forma poética de la lírica japonesa que en tres versos (de 5, 7 y 5 sílabas) condensa poemas de belleza extraordinaria. La poesía tranströmeriana es reconocida ampliamente por su análisis constante del enigma de la identidad individual frente al laberinto de la diversidad del mundo y, de acuerdo con la Academia Sueca, porque ...da un acceso fresco a la realidad a través de sus translúcidas y concentradas imágenes.

Les dejo continuación tres de sus poemas.

Volante

(Traducción del escritor bogotano Víctor Rojas y la escritora sueca Maria Kallin).

La muda cólera garabatea dentro de las paredes.
Árbol de fruta florecido, el cuclillo grita.
Es el sedante de la primavera. Pero la muda cólera
pinta sus consignas de para atrás en el garaje.

Vemos todo y nada, pero  levantados como periscopio
maniobrado  por huraña tripulación clandestina.
Es la guerra de los minutos. El ardiente sol
descansa sobre el hospital, parqueadero del sufrimiento.

¡Nosotros, clavos vivientes martillados en la sociedad!
Algún día nos desclavaremos de todo.
Sentiremos el aire de la muerte bajo las alas.
y seremos más tiernos y más salvajes que aquí. 


Epigrama

Edificaciones del capital, colmenas de abejas asesinas, miel para pocos.
Allá fue sirviente, pero en el oscuro túnel extendió sus alas
y alzó vuelo ante la vista de nadie. Tiene que volver a vivir su vida.


Pájaros de la mañana
(Traducción de Homero Aridjis en colaboración con Pierre Zekeli).

Despierto el coche
Cuyo vidrio está cubierto de polen.
Me pongo los lentes de sol.
La canción de las aves oscurece.

Otro hombre compra un periódico
en la estación de trenes,
cerca de un vagón de carga,
rojo de herrumbre
centelleando al sol.

Nada vacio por aquí.

A través del calor primaveral
por un corredor frio
alguien viene de prisa
y cuenta que lo han calumniado
en la dirección.

En el paisaje, por la puerta trasera,
Llega la urraca blanquinegra,
el pájaro del Diablo
y el mirlo que se mueve a troche y moche
hasta volver todo un dibujo de carbón
excepto los trajes blancos en la cuerda de ropa limpia:
un coro de Palestrina.

Nada vacio por aquí.

Estupendo sentir cómo crece mi poema
mientras yo me reduzco.
Crece y me reemplaza.
Me ahuyenta.
Me echa del nido.
El poema está acabado.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)