Manuel Gómez Sabogal

SOBRE EL AUTOR

Aprendí a leer en el colegio. El inolvidable profesor de español, don Julio César Morales, se desvivía porque… Ver más

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Manuel Gómez Sabogal

Manuel Gómez Sabogal en sus propias palabras

Sábado, 21 Noviembre 2015 00:00

Aprendí a leer en el colegio. El inolvidable profesor de español, don Julio César Morales, se desvivía porque tuviésemos un extenso vocabulario. Para ello, siempre nos decía que debíamos leer mucho. Demasiado.

Luego, en la universidad, docentes como Nodier Botero Jiménez y Víctor Villa me encausaron más en el hábito lector.  Gracias a Nodier, pude adentrarme en Manuel Gálvez y los grandes escritores como Onettti, García Márquez, Asturias, Borges y mi guía, Julio Cortázar.

Victor Villa fue mi gran tutor para los escritores colombianos como Manuel Mejía Vallejo, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Fernando Soto Aparicio y muchos más.

Me enamoré de la lectura y de los buenos escritores. Tuve una librería, la cual denominé “Rayuela” y desde ahí, me relacioné mucho más con los libros y los escritores. Comencé a guardar libros y a llevarlos para mi casa. A leer más allí y a tener una biblioteca con olor a palabras.

Empecé a escribir mis textos, vivencias, notas y a sentir que la vida me daba un nuevo vigor.

Estudié radio y televisión, porque pensaba que en algún momento tendría oportunidades interesantes.

Con el paso de los años, logré espacios en emisoras de Armenia como La Voz de Armenia, Radio Ciudad Milagro, Caracol Armenia, donde tuve y participé con varios programas. Sin embargo, lo mejor fue llegar a la U FM 102.1, emisora de la Universidad del Quindío, donde tengo “Rayuela” desde el 26 de enero del año 2000.

Con el paso del tiempo, llegó el momento de la televisión. “Café y Palabra”, un espacio de la Universidad del Quindío en el canal Nacional Universitario Zoom, dialogando, charlando con personajes muy quindianos. Al terminarse el ciclo, surgió “Al calor de un café” con una dinámica parecida, pero con charlas a escritores, periodistas, personajes y no tan personajes con enseñanzas para los jóvenes.

Todo lo anterior, me ha llevado a conocer un sinnúmero de personajes que me han enseñado demasiado durante estos años.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)