William Castaño-Bedoya

SOBRE EL AUTOR

A raíz de la creación de este blog y motivado en conseguir alguna empatía entre nosotros. Ver más

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
William Castaño-Bedoya

La intriga, una moderna práctica electoral en los Estados Unidos destacados

Lunes, 11 Abril 2016 00:00

Hay que aceptar algunos axiomas para avanzar en la búsqueda de conclusiones, por tal razón, me he detenido en un fragmento encontrado en la Teoría de la literatura, antología preparada y presentada por Tzvetan Todorov, un lingüista, filósofohistoriador, crítico y teórico literario de origen Búlgaro pero de  expresión y nacionalidad francesa y que fue publicado en español por la editorial Siglo XXI Editores en los años 70, casi una década después que fuese presentada en su edición original en francés en 1965.

Si bien he hablado de un fragmento específico en esta introducción es porque justo en esta época sui géneris de elecciones primarias en los Estados Unidos, cuando demócratas y republicanos buscan con afán un reemplazo para el primer presidente afroamericano de su historia, es cuando saltan todas aquellas posiciones tendenciosas —de doble estándar— en los que se ven metidos los aspirantes a ocupar la Casa Blanca.

El conflicto de intereses y la lucha entre personajes van acompañados por el reagrupamiento de estos últimos y por la táctica de cada grupo en sus acciones contra otro. El desarrollo de la acción, es decir, el conjunto de los motivos que la caracterizan, se llama la intriga.

El hecho es que todos los días escuchamos en las primarias de cada bando, y de forma más enconada dentro del ala republicana, frases intrigantes en donde profesan su amor por los latinos, pero insisten en deportar a doce millones y hacerles un muro que evite la inmigración ilegal y que ellos tendrán que pagar , o, por otro lado, afirmaciones disonantes “mi padre es un pastor protestante que llego de Cuba como inmigrante  y ahora es un ciudadano americano que me dio el privilegio de nacer en este país”, y  a pesar de todo, le niega a estos el privilegio de la ciudadanía, las posturas apuntan solo a intrigas embadurnadas de racismo, odio, separatismo, egoísmo, falta de concordia y otros subvalores que no deberían estar presentes en una sociedad como  la nuestra, considerada primer mundista.  Los candidatos en su afán confabulador  de ganar la nominación, sin embargo, no hablan de las amenazas reales a las familias y de los ciudadanos, de la corrupción que producen flagelos como la drogadicción, la corrupción gubernamental y corporativa, la trata de personas u otras epidemias y solo se concentran en el sensacionalismo de las noticias del día a día, pescando noticias donde los protagonistas o son inmigrantes o son de religiones distintas  al cristianismo. En otras charlas, se jactan de decir que en sus empresas hay latinos y musulmanes que irónicamente están aquí a causa de la discordia que ellos mismos crean. “I love latinos”, “I love mexicans” son afirmaciones que quedan en el vacío. Si hablamos del peso de los problemas en términos matemáticos tenemos que preguntarnos qué puede ser más prioritario para los Estados Unidos de América, deportar a 12 millones de inmigrantes trabajadores en un 99% o, rescatar de la drogadicción a 25 millones de jóvenes americanos de entre 13 y 25 años, que, en su desgracia, un 100% abandonan estudios, trabajos y el futuro de este país. De los 25 millones no se ha hablado en ningún debate a profundidad.

Hablando de Todorov, al igual que muchos de nosotros los inmigrantes de los Estados Unidos, que nos consideramos de las tres américas, él es considerado como un hombre de las dos Europas, que además ha enseñado también en Estados Unidos y que se define a sí mismo como un “hombre desplazado” porque ha partido de su país de origen y tiene una mirada nueva y sorprendida respecto del país de llegada. Desde esa perspectiva enriquecida habla en sus libros de la verdad, el mal, la justicia y la memoria; del desarraigo, del encuentro de culturas y del futuro a la deriva de las democracias modernas. 

Todorov critica con dureza el pensamiento neoconservador y el  ultraliberalismo de los actuales estados democráticos que, según él, tienen los mismos rasgos que edificaron el estalinismo y el fascismo. No me puedo imaginar un país como el nuestro gobernado por un fascista o por un socialista de carrera. Siempre apuntaré a las posiciones moderadas dentro de un modelo democrático,  por ser una garantía para la conformidad de la humanidad.

El fragmento se complementa con las siguientes aseveraciones: El desarrollo de la intriga —o, en caso de reagrupamiento complejo de los personajes, de las intrigas paralelas — conduce ya sea a la extinción del conflicto, ya sea a la creación de nuevos conflictos. Por lo común el fin de la trama está representado por una situación en la que los conflictos quedan suprimidos y los intereses reconciliados. La situación conflictiva suscita un movimiento dramático porque la coexistencia prolongada de dos principios opuestos es imposible y uno de los dos deberá prevalecer.

En nuestro país el discurso político no está llevando a la solución de conflictos sino a la radicalización de nuevos conflictos. Las amenazas de sublevación ya forman parte del discurso y las ideas como, que… las mujeres que aborten deberían ir a la cárcel, empiezan a pulular. He leído hoy un titular en la red que dice: Did you know 80% of individuals affected by depression do not receive any treatment? Y me pregunto: ¿Donde están los candidatos haciendo alusión a este axioma? más bien están contribuyendo a que los porcentajes de ciudadanos deprimidos crezca. Todo cuanto los precandidatos predican por medio de intrigas como… “Hay que vigilar los vecindarios musulmanes” sabiendo que hay que vigilar a todos los vecindarios hayan o no musulmanes, crean muchísimo estrés entre nosotros invitándonos  a pensar que el ejercicio de la democracia produce dolor y es sufrido y que sus valores en vez de asegurar libertades lo único que asegura es una gran incomodidad social.

Pero como la esperanza es lo ultimo que se pierde, confiemos que la sociedad americana, que ha sido la forjadora de grandes gobernantes y de grandes gobiernos democráticos mediante el  ejercicio del sufragio,  esta vez se vuelva a iluminar  con sabiduría por el bien de todos. Los latinos debemos votar siempre.

Más en esta categoría: « El retrato urbano de la juventud

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)