Acerca de Las Alas del Cóndor

Lunes, 21 Abril 2014 00:00 Escrito por  Publicado en Notas literarias Leído 710 veces

Esta novela del género ficción histórico está causando más de algún revuelo. Los comunicados de prensa enviados a publicaciones de diversos países por su temática, han despertado un especial interés en Latinoamérica. También gracias a que se puede adquirir por Internet, el libro está siendo comentado en España e Italia.

El periodista Adrián Olmedo, en la década del setenta, presionado por las circunstancias, debe salir de su país. En el exterior, se entera que era parte de una generación de más de tres millones de jóvenes y adultos que comparten el mismo infortunio. El militarismo, secundado por prestigiosas instituciones, había tomado el control de todo un continente. El periodista busca en Europa, un nuevo derrotero, para continuar con su labor profesional. Su colega Nora Altamirano, recurre a todos los medios para indagar por su padre, a quien no conoce. Ambos periodistas, trabajando en diferentes lugares y circunstancias, son testigos de cómo los hechos relevantes de la Historia, alteraron la vida de una generación.

La incesante persecución de dos capitanes, que les siguieron los pasos por Europa, no lograron acobardarlos. Intrigas, amedrentamientos y complots forjaron el carácter de las valerosas mujeres, que siempre apoyaron a sus hombres. En la Guerra Civil de España, La gitana Isabel curando heridos y Marc, el religioso escocés, curando cuerpos y almas, engendraron la paz. La incansable búsqueda de Nora; el corazón ardiente y el cerebro frío de Helena, esposa de Adrián, además de la labor humanitaria de Isabel, fueron los pilares, que opusieron el amor, al militarismo y al uso de las armas. Ellas entrelazaron tres historias de amor, que involucraron a un sacerdote, militares y civiles. Al lector le espera un desenlace inesperado, donde el realismo supera a la imaginación.

Ultima modificacion el Martes, 22 Abril 2014 21:17

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)