Hernan Orrego

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Hernan Orrego

Arte, Cultura y Democracia

Lunes, 05 Mayo 2014 00:00

En el sur de Florida se está presentando un resurgimiento democrático del arte y de la cultura en muchas de sus variantes. No me refiero a la cultura tradicional ni a los ya consagrados, que viven refugiados en los museos y en las respetables galerías de arte. Tampoco me refiero a los artistas afortunados que venden sus obras como pan caliente. Me refiero a los no consagrados, que son los más numerosos. Los que ponen en cada obra lo mejor de ellos para hacerse visibles ante el público.

Esta masa de artistas es tan genuina como los maestros que exponen sus bien enmarcados cuadros en los más respetables museos del mundo. Las técnicas que emplean y sorprenden por su creatividad surgen muchas veces de la necesidad de suplir la falta de recursos, ya sea para conseguir óleos, acrílicos o acuarelas, telas o arcilla y demás materiales, en el caso de pintores, escultores y artesanos.

Muchos de ellos son también acuarelistas, cantantes, músicos o compositores que abren las puertas de sus talleres de trabajo o sus estudios de grabación los fines de mes, los fines de semana, haciendo un alto en su producción para exhibir sus trabajos en las populares ‘‘ferias de arte”. Los más agresivos se instalan en veredas, plazas y jardines. Es sorprendente ver la cantidad de público que visita estos festivales que brotan como agua para satisfacer la necesidad de goce estético de las comunidades. La gente quiere conocer a los artistas, escucharlos, hacerles preguntas y hasta aprender de ellos. Es una verdadera democratización del arte. Se ha roto el estigma que ponía al artista lejos del público y lo hacía casi inaccesible Se está produciendo una comunión entre quienes crean el arte y quienes se recrean con él.

También los fines de semana las causas benéficas reúnen a quienes desean mantener su físico en buena forma en las típicas maratones de cinco kilómetros, conocidas como 5K. Cada vez más ciudades convierten los parques, calles y bulevares en verdaderas pistas para los miles de atletas aficionados que llenos de entusiasmo participan de la saludable actividad al aire libre los fines de semana. Estos “atletas callejeros” tienen además la virtud de contribuir con su óvulo a la causa benéfica que organiza el evento.

En el campo literario, los poetas y escritores hispanos del Sur de Florida, agrupados en clubes literarios, organizan tertulias, seminarios, talleres e incluso ferias hispanas del libro. Así como muchos artistas no tiene recursos para montar talleres o alquilar un local, los poetas y escritores, a sabiendas de que las editoriales no invierten en escritores desconocidos, han salido a buscar soluciones. El alto costo de la impresión del libro y la renuencia de la sociedad actual a leer como antes, los llevaron a vislumbrar algunas opciones. La alternativa de la autoedición no es suficiente si no está acompañada de la respectiva campaña promocional, que tampoco es gratis. Los libros “on demand” o a pedido, evitan al menos el alto costo de la impresión de gran tiraje, pues se imprimen solamente los ejemplares que se necesitan para cumplir con los pedidos, ya pagados por el lector. De este modo se evita mantener un stock que puede permanecer almacenado por largo tiempo en casa o en bodega. Finalmente, la tecnología da la opción de ofrecer la producción literaria a un precio mucho más accesible cuando se publica en forma de e-book, formato que actualmente se lee en casi todas las “tabletas”. Estas joyas tecnológicas resultan muy prácticas para los lectores y día a día son cada vez más comunes porque cada vez están más al alcance de todos. Por lo anterior me atrevo a llamar a todo este proceso La Democratización del Arte y la Cultura.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)