José Díaz Díaz

SOBRE EL AUTOR

Siempre que me aboco a escribir unas líneas autobiográficas, son más las preguntas que. Ver más

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
José Díaz Díaz

El cementerio de Praga. La nueva novela de Umberto Eco destacados

Miércoles, 19 Octubre 2011 00:00

Umberto Eco narra a través del protagonista de la novela su propia y particular visión de la Historia europea del siglo XIX y comienzos del XX.

Treinta años después de la publicación de su primera obra de ficción, El nombre de la rosa —que fue llevada al cine y se mantiene como la mejor entre las seis que ha escrito—, este semiólogo italiano, catedrático universitario, autor de más de treinta y cinco libros de no ficción que abarcan semántica, estética y filosofía del arte entre otros, nos viene ahora con un tema terriblemente controvertido y que ha provocado protestas encendidas provenientes tanto del vaticano como de las organizaciones judías de distintos países.

Y es que El cementerio de Praga es una novela de ficción histórica en la que la mayoría de los personajes son reales aunque su protagonista no lo sea. El héroe central de la novela es el capitán Simonini, un piamontés falsificador de documentos y perverso polimorfo. Es la voz cantante que a través de su psicología antisocial, de sus acciones amorales y de los pensamientos que plasma en su diario, la emprende contra los políticos de su tiempo y crea complots para difamar, hilar intrigas e hilvanar traiciones en los que envuelve a toda la sociedad europea de ese momento.

El falsario y glotón capitán Simonini, inescrupuloso, antipático y despreciable, odia a los judíos, a las mujeres, a los masones, a los jesuitas y a la vida en general. A partir de esta mirada el autor, para nada antisemita ni antioccidental, erige su parodia —mal entendida por algunos— para retratar un sinfín de deslealtades, hipocresías y falsos valores que han caracterizado a la sociedad a través de la Historia.

La novela está construida a partir de documentos tales como Los protocolos de los sabios de Sion. Desde ellos teje el protagonista y plagiario de dichos documentos una trama antisemita que culmina con la justificación de la persecución hitleriana. El autor quiere hacernos ver cómo la realidad histórica  muchas veces está determinada por la influencia de la ficción literaria. Es un recurso semántico que Eco enfatiza en sus novelas. En este sentido, El cementerio de Praga es también un homenaje a  Dumas y a los escritores folletinescos del siglo XIX.

Como en  toda su obra anterior: El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Baudolino (2000), La misteriosa llama de la Reina Loana (2004), Umberto Eco despliega toda su capacidad de semiólogo y esteta para decirnos y hacernos sentir —utilizando las herramientas maleables de la literatura— las grietas álgidas y puntuales de nuestra cultura. La novelística de Eco es la prolongación, y si se quiere, la versión translaticia del signo de nuestra cultura que ya nos ha transmitido con tanto acierto en sus ensayos La realidad es un signo. No existe la realidad fuera del lenguaje.

Este formidable escritor italiano se ha posicionado como el best-seller europeo de los últimos años. A pesar de que sus novelas son construidas a partir de relatos densos, gracias a su  ingenio logra mezclar magistralmente en un pastiche de subgéneros salpicados de humor inteligente, esa apabullante sabiduría y  conocimiento crítico que lo señalan como uno de los mejores novelistas postmodernos. De hecho, su elaborado y reiterativo trabajo sobre los temas medievales elevó a la cima las descripciones, la ambientación y los escenarios en donde el asunto esotérico ejecuta la danza mayor entre monjes y abadías; entre sectas secretas plagadas de herejes, caballeros templarios e illuminati; entre  rosacruces y masones.

Publica un comentario

Asegúrate de ingresar la información requerida donde se indica (*)